#LaColecta de la Misa de hoy. Exultantes de alegría

Oración colecta de la Misa de hoy:

«Que tu pueblo, oh Dios, exulte siempre al verse renovado y rejuvenecido en el espíritu, para que todo el que se alegra ahora de haber recobrado la gloria de la adopción filial, ansíe el día de la resurrección con la esperanza cierta de la felicidad eterna».

Todos a una, que somos el pueblo de Dios. Todos a una en la oración de la Iglesia, desde casa, desde el altar, con la intención, con la vista, con todo… cada cual como pueda, pero todos a una, a exultar. Llenos de alegría -de alegría sobrenatural- que es Pascua.

Porque nuestra esperanza es la vida eterna, no la que se acaba. Y esa vida eterna ya la empezamos a disfrutar en el espíritu, renovados y rejuvenecidos: los cristianos somos pura novedad, pura ilusión, pura juventud, por muchos años, canas o calvas que sumemos.

Esa promesa -realidad, en la Resurrección- nos mantiene en pie y luchando.

Esa promesa -realidad, en la Resurrección- nos revela todo lo bueno que hay a nuestro alrededor.

Esa promesa -realidad, en la Resurrección- nos empuja a luchar contra todo el mal que hay a nuestro alrededor.

Esa promesa -realidad, en la Resurrección- es a lo que nos aferramos siempre, no sólo cuando no hay nada más a lo que agarrarse.

Por eso, si notamos que nos falta algo, los mejor es aumentar nuestra fe en la Resurrección, nuestra conciencia de ser hijos de Dios, que nunca nos deja solos: que está siempre a nuestro lado, hasta que le veamos cara a cara en el día de la felicidad eterna.

Rubén Pereda (@donrupereda)