Sor Verónica Berzosa, superiora de Iesu Communio lanza un mensaje de esperanza ante la situación producida por la pandemia del coronavirus: «Dios no tiene un designio de aflicción sobre nosotros. Precisamente en medio del dolor Dios nos está amando», ha asegurado. «Nuestra tierra ha sido zarandeada, nos sentimos desarmados ante esta pesadilla. Nos han separado del amor de nuestros seres queridos. Nos sentimos impotentes, necesitamos gritar. Nuestro corazón está turbado y somos incapaces de darle consuelo y paz»: este es el análisis de la madre Verónica que publica Camino Católico

Artículo anteriorLa verdad nos da miedo
Artículo siguienteLa maravillosa segunda Virginidad