La verdad nos da miedo

En un mundo donde los primeros que tendrían que decir la verdad se reprochan una y otra vez, en los platós de televisión o todavía peor en las sedes parlamentarias, afirmaciones como: esto es mentira, usted sólo es capaz de decir medias verdades que son las peores de las mentiras, etc. Y además lo dicen a voz en grito como si pensaran que por gritar más su afirmación va a ser más contundente o más sincera.

Se quieren combatir los bulos, las fake news, las mentiras ¿De verdad? Realmente ¿Quieren y queremos decir la verdad? Un mundo donde reina la ficción, el engaño o la falsedad no es un mundo autentico y hoy tenemos esa gran crisis de autenticidad.

¿Por qué nos da miedo decir la verdad? La respuesta es sencilla, la verdad compromete. Dirigentes de muchos países piensan que son más brillantes por vivir en la mentira cuando los hombres aman la autenticidad. Muchas veces decimos voy a votar a este porque es el mal menor. Casi podríamos decir porque es el que menos nos engaña.

Alguno me podría reprochar: esto no le ocurre a todos. Es verdad, pero desgraciadamente son muchos cuando no debería ser ninguno el que se subiera a cualquier tribuna a proclamar una mentira tras otra.

Muchas veces nos preguntamos los cristianos ¿Por que hay tanto mal en el mundo? una posible respuesta es porque brilla tanto la falsedad y tan poco la verdad. Puede que en un mundo más sincero, veraz y autentico brille con más luz: el Bien, la Belleza y la Verdad.

Robert Tyrrel