Un anciano sacerdote italiano ha sido multado mientras celebraba la Santa Misa porque había «demasiadas personas» en el templo.

Memes Católicos se ha hecho eco de esta noticia y nos explica cómo los policías entraron a la iglesia en la aldea de Gallignano, donde se estaba celebrando un funeral por una de las víctimas de Covid-19, encontraron al sacerdote, seis asistentes (un diácono, un organista y monaguillos) y entre los bancos, «bien espaciados, completos con máscara y guantes», dice el arcipreste, otras seis personas.

La diócesis de Cremona, a la que pertenece esta parroquia, ha emitido un comunicado en el que explica que «si bien es consciente del sufrimiento íntimo y la profunda incomodidad de muchos sacerdotes y fieles por la privación forzada y prolongada de la Eucaristía, no puede dejar de enfatizar que el comportamiento del párroco está en contradicción con las normas civiles y las indicaciones canónicas que durante varias semanas han estado afectando la vida litúrgica y sacramental de la Iglesia en Italia y la Iglesia de Cremonese».

Artículo anterior«Con tu aire en mis adentros». Cáritas ante el coronavirus
Artículo siguienteHéroes de capa oscura