En Austria, como en muchos otros países, todas las celebraciones públicas de la iglesia han sido suspendidas. ¡Somos jóvenes católicos de toda Austria ofreciendo nuestra ayuda! Podemos hacer que las iglesias sean más seguras que cualquier supermercado. Por favor, devuélvannos la Santa Misa!

No se conforman con la Misa virtual y por eso piden: «POR FAVOR DEVUÉLVANNOS LA SANTA MISA»

Publicado por Young Catholics for Holy Mass

Artículo anteriorLa JMJ se retrasa un año
Artículo siguienteLas Hermanas de la Cruz, de Ronda, recorren las calles para llevar comida