La Misericordia de Dios es como ese fuerte abrazo entre nuestros sanitarios, amor puro sin límites porque el amor de Dios sana también nuestras heridas y enfermedades con su infinita Misericordia.

 

Artículo anteriorJosé María Cano nos invita a rezar el Padre Nuestro
Artículo siguientePizzas contra el coronavirus