NO SOMOS UN BAR NI UN ESTADIO

El párroco de la Iglesia de San Ildefonso de Granada, D. Jorge, ha querido dejar pasar unos días, según manda la prudencia, para comentar la irrupción de la policía en la Catedral en plena celebración eucarística por el arzobispo y que, en su día,  publicamos aquí.

Además de comentar los hechos hace una reflexión que nos incumbe a todos:

Artículo anterior¿Qué sentido tiene esperar hasta el matrimonio?
Artículo siguienteTestimonio en el confinamiento de Fidel Gómez, seminarista de Cuenca