Un nuevo asalto a una iglesia de Valencia

Asistimos de nuevo a una violación de un lugar sagrado por parte de la policía. Esta vez a tenido lugar en en la parroquia de San Isidoro Obispo, de Valencia, según publica la Cadena Ser.

Al parecer estaban 8 fieles rezando el Rosario cuando irrumpió la policía instándoles a que abandonaran el templo. El párroco pidió que les dejaran terminar y así lo hicieron. El prior Salvador Villota explica a la SER que solo habían alrededor de ocho personas en el templo, que tiene capacidad «para más de setecientas», por lo que estaban distanciados y sin tocarse.

Recordemos que el Boletín Oficial del Estado, en su decreto por el que se impone el estado de alarma, especifica que «la asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres, se condicionan a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas». O sea, están permitidos con las debidas medidas.

En este caso no les han llegado a multar, pero la policía les dijo que la próxima vez lo harán.

Puedes completar esta información en Cadena Ser