Más referencers y menos influencers

“Con dinero se puede comprar un lugar en el cementerio pero no en el cielo”

Pensémoslo bien…

Gastamos dinero e infinidad de tiempo en aparentar y comprar, en comodidades, en parecer físicamente atractivos moldeando nuestro cuerpo, en maquillajes efímeros, que no hacen más que adornar. Pero ¿Cuánto esfuerzo y tiempo dedicamos a moldear y perfeccionar el mayor, mejor y más valioso músculo que es nuestro corazón? El único músculo capaz de amar…

Aquí es donde encontramos el grave problema del asunto. Nos impresiona más un buen cuerpo que una buena persona, un euro que un detalle.

Analicemos las cuentas que seguimos…muchos “cuerpitos” molones, mismos patrones de fotos, muchas sonrisas “profindent”, muchas recomendaciones para comprar y comprar, pocas para ser ser… eso no vende…ser no vende…

Que nuestro discernimiento no sea el reconocimiento sino que nuestra tendencia al bien, tenga mucho, poco o ningún consenso social.

MENOS INFLUENCERS Y MÁS REFERENCERS

¿Cambiamos? ¿te atreves a SER mejor?

¿Por qué no fomentamos unas RRSS con retos y contenido de calidad? Contenido que alimente nuestro corazón y mente. Que nos haga SER más humanos.

Dinero, lujos, placeres… ¿todo ello es malo? Depende…ni bueno ni malo. Si esa publicación conduce al bien y al respeto perfecto, si por el contrario te conduce a la avaricia, o a desear de manera no limpia, tu mismo tienes la respuesta.

Por desgracia nos encontramos anclados por un estado de bienestar y una cultura que fomenta precisamente romanticismos utópicos que se alejan de la realidad generando frustración y desolación en multitud de corazones.

HAY QUE VIVIR DE REALIDADES NO DE SUEÑOS

La vida es una preciosa lucha entre lo que debo y lo que quiero. Ante la duda…¿qué necesito?, ¿a dónde me conduce mi decisión?

Soñamos en poseer bienes materiales y “calidad de vida” sin tener claro lo que significa “calidad” y ni mucho menos lo que es “vida”.

Cultivamos por lo tanto un amor débil que deja de cuidarse cuando sobrevienen problemas, un amor que deja de admirar, escuchar y latir cuando una lágrima arrastra el superficial maquillaje.

Una sociedad que prioriza mal  corre el riesgo de la ruina personal…

HOMBRES BUENOS, CONDUCTAS BUENAS, GOBERNANTES BUENOS…

HOMBRES MALOS, CONDUCTAS MALAS, DECISIONES MALAS.

Desglosaría la palabra SER de la siguiente manera:

S: servir

E: escuchar

R: rezar

Pidamos perdón y perdonemos y empecemos a ser luz en medio de tanta oscuridad. Seamos como una ola de bien y entendamos la responsabilidad e importancia de cada granito de arena.

Javier Pacheco Doria