Cáritas de Santander intensifica ayudas para atender a los desfavorecidos

«La caridad no cierra» es el lema que Cáritas escogió como bandera cuando el Gobierno decretó el estado de alarma. Así, Francisco Sierra, secretario general de Cáritas Diocesana de Santander ha afirmado, a El Diario Montañés, que a pesar de las circunstancias y restricciones, continúan ayudando a las familias sin recursos.

En algunos centros de la región, ya no hacen la entrega de alimentos «en especie» (en persona), añadió, para prevenir el contagio del coronavirus y han optado por otros mecanismos que reducen el contacto con la gente: las tarjetas monedero o transferencias bancarias.

Sierra asegura que han tenido que intensificar la cobertura para dar respuesta a las necesidades de las familias más desfavorecidas. En Cantabria hay «67 cáritas parroquiales y todas dan respuesta a las necesidades», aseguró Sierra. De ellas 9 reparten comida del Banco de Alimentos en Santander, una actividad que a día de hoy continúa en marcha.

Puedes leer el artículo completo en El Diario Montañés