Jesús sale al encuentro de dos discípulos que el primer día de la semana han decidido abandonar el Cenáculo y volver a su aldea.

Artículo anteriorNo dejes que te digan NO
Artículo siguienteEl alcalde voluntario en una parroquia de Vallecas