Religión Confidencial publica un artículo para recordarnos que los sacerdotes de los hospitales están totalmente disponibles para atender a quien lo necesite, siempre que el interesado o alguien en su nombre pida que vaya a verle.

Según explican, un sacerdote, que atiende un conocido hospital, cuenta que, a pesar de estar 100% disponibles y, actualmente, a rebosar de enfermos todos los hospitales, casi nadie pide que vaya a verle el sacerdote y, por ello, fallecen cada día muchas personas en la más absoluta soledad, de cuerpo y de alma, sin atención espiritual. Buscando la causa, sigue diciendo que no sabe si es porque los enfermos están solos –sin familiares acompañándoles, por el aislamiento prescrito- o porque la gente piensa que los
sacerdotes no estarán disponibles en este tiempo de pandemia.

Es importante tener esto en cuenta, porque es una pena y un dolor que esté muriendo gente sin recibir los últimos auxilios. Es un derecho que tenemos, pero hay que pedirlo expresamente.

El artículo completo puedes leerlo en Religión Confidencial

Artículo anteriorOtro asalto a otra iglesia
Artículo siguienteCáritas de Santander intensifica ayudas para atender a los desfavorecidos