La pasión no ha sido inútil. Al revés, los cristianos no hemos renegado nunca de la pasión de Jesús. La hemos exaltado.
Meditación de D. Alberto Sánchez León para Jóvenes Católicos.

Artículo anterior«Sentido del sufrimiento». D. Jesús Higueras, párroco de Sta. María de Caná
Artículo siguienteSoy Libre