Diácono @jesus.llopis

Ayer, Domingo de Ramos, el Señor entra en Jerusalén montado en un asno, entre aclamaciones, para ser proclamado Rey. Pero esa gloria pasa por la Cruz. Tú y yo ¿estamos dispuestos a acompañarlo durante esta Semana Santa?

Artículo anteriorNo hay fronteras, no hay confines, solo Dios es mi bastión
Artículo siguienteComo tú, yo también…