Domingos de noviazgo

Hace ya cuatro semanas que comencé un proyecto de noviazgo cristiano en Instagram (@teregl99). Después de 6 años y sumando, me he lanzado con mi novio Antonio, a compartir parte de nuestra felicidad para ayudar a quien le sirva. Lo hemos llamado #DomingosdeNoviazgo y cada domingo tratamos un tema!!

Algunos os podréis preguntar, pero… ¿a qué te refieres con noviazgo cristiano? Con la respuesta a esta pregunta comenzó este proyecto. Allá vamos!!!!

Muchos amigos míos tienen la inquietud de saber qué es ese noviazgo cristiano que Antonio y yo (y muchos más) vivimos.

Un noviazgo sin el adjetivo cristiano es el tiempo en el que dos personas se descubren mutuamente y se quieren. Sin embargo, un noviazgo con el adjetivo cristiano es un tiempo en el que dos personas se descubren mutuamente de la mano de Dios, decidiendo LIBREMENTE vivir lo que manda vivir la Iglesia en esta etapa; con el fin de descubrir si esa es la persona que Dios quiere para ti.

La Iglesia desea que exista primero el noviazgo, para que los novios se conozcan más, y por tanto se amen más, y así lleguen mejor preparados al matrimonio. Para los católicos la Iglesia es Madre (Santa Madre Iglesia) y… ¿¿¿quién no se fía de los consejos que da una madre???? La Iglesia no nos prohíbe nada ni nos obliga a nada, como mucha gente cree… simplemente nos da pautas y a cambio promete FELICIDAD.

Como he dicho antes el fin último del noviazgo es conocer al máximo a esa persona, para ello quiero diferenciar tres cosas que tienen que estar presentes para conseguirlo:

  1. Comunicación: hablar, hablar y hablar. A mayor conocimiento, menos riesgo de fracaso en el futuro. Al principio de la relación solo se ven las cosas buenas de la otra persona, pero con el tiempo aparecen los defectos. En el momento que se pasan esas ¨mariposas¨ podemos caer en el mítico ¨ya no siento lo mismo¨, para superar esto la comunicación es clave para conocer al otro tal y como es, con sus cosas buenas y no tan buenas. La comunicación es clave para ir creciendo poco a poco e ir madurando juntos ese amor.
  2. Tratar todos los temas: los novios tenemos que hablar de todo: desde su color favorito hasta sus creencias y convicciones, sus ilusiones, sus valores familiares, el número de hijos, y un larguísimo etcétera. Que tus valores conjuguen con tu novio/a facilita que la relación vaya en una misma dirección. Si no conjuga tendréis que ver como lo vais a hacer en el futuro para evitar posibles confusiones.
  3. Respetaros: respetar la dignidad del otro por encima de todas las cosas. No se le puede pedir al otro lo que no quiere con chantajes sentimentales, el típico ¨si no haces esto es que no me quieres¨, ¡¡error!! El noviazgo crece como aspiración al amor total desde el respeto mutuo.

En conclusión, yo les digo a mis amigos que el noviazgo cristiano no es más que un entrenamiento serio y apasionante para obtener éxito en el matrimonio. Renta, ¿no?

Por último, quiero añadir tres trucos que a Antonio y a mi nos han ayudado mucho y siguen haciéndolo, en estos seis años:

  • Relación de tres desde el primer minuto: poner a Dios en medio nos da la ayuda que como humanos nos hace falta. Rezar juntos siempre que se pueda.
  • Renovar todos los días la ilusión, no perdáis de vista vuestro fin y… ¡Soñadlo juntos!
  • Sentido del humor: es lo que le da ¨magia¨ a la relación, divertiros juntos, fortalece mucho.

Os dejo link directo a mi post de Noviazgo cristiano en que realicé un Preguntas y Respuestas, con lo que pudimos entre todos ahondar en este temazo:

Post de Noviazgo

Gracias!!!!