Se ha ido al cielo D. José Ruiz Orta, un sacerdote muy querido ha dedicado muchos años de su ministerio a atender enfermos en cuidados paliativos en el Hospital de Cuidados Laguna.

Así lo despedían en Facebook desde el hospital : «Se nos ha ido al cielo un grande. Patrono de la Sonrisa y del buen humor, intercesor de la amabilidad y de la palabra siempre a tiempo, de la broma oportuna y de la reflexión profunda.

Parece difícil hacer compatible una alegría desbordante y contagiosa, aunque interior, con la profundidad del teólogo, pero él lo lograba.

Puede que fuera por su gran corazón, siempre abierto para los enfermos y las familias, siempre disponible para los demás; o tal vez porque, simplemente, era un santo sin que le faltara una letra.

Gracias por todo, POR TODO, D. José. Ayúdenos a seguir haciendo LAGUNA. Dejamos aquí el Viacrucis publicado por él el año pasado en Alfa y Omega«.

Te recomiendo vivamente, para estos días este bellísimo Vía Crucis que también adjuntamos en pdf:

PasionSegunCapellan Vianorte-Laguna

 

Artículo anteriorCómo vive el confinamiento una familia con cinco hijos
Artículo siguienteDar la vida cantando al amor