Dar la vida cantando al amor

    Mi nombre es Sebastián Vega Selaive un joven chileno de 26 años con muchos sueños y anhelos por cumplir en un mundo donde la competitividad es el pan de cada día. Estudié “Administración pública con licenciatura en ciencias políticas” desde que descubrí mi vocación supe que estaba llamado a servir, dar mi vida al servicio de las personas, sin embargo, y a pesar que esta carrera que escogí me permite entregarme para el otro, no me fue suficiente para alcanzar mis sueños y mis anhelos.

    Hace tres años decidí darle sentido a mi vida y responder a mis más profundos deseos de servir, es por esto que decidí entregarle mi vida a Dios, a la Iglesia, a los descartados de la sociedad y a los pobres de espíritu. Es por esto que ingresé a la Congregación de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, obra de San Luis Orione. Desde agosto 2017 comencé este caminar de la mano de Dios, nuestra Madre María y el Santo fundador, ha sido un caminar con altos y bajos pero ha triunfado siempre el deseo del Padre. Hoy me encuentro en Madrid, España esperando llegar a Italia para vivir el noviciado.

    Vivir la fe en estos tiempo es algo complicado, sin embargo, la he podido vivir en compañía de rostros, de hermanos que necesitan mucho de Dios y de mi entrega generosa. Vivimos en un mundo cada vez más lejano al Padre, por tanto servir entregando a Jesús desde mi pequeñez es cumplir mis sueños más profundos.

    Vivo mi fe desde la oración y desde una vida comunitaria. He decidido seguir a Jesús en una congregación religiosa, en compañía de hermanos que al igual que yo, vivimos para rezar y trabajar por el Reino de Dios desde nuestra consagración.

    Vivo mi fe desde la música, pues, he decidido evangelizar a través de ella, donar mi escritura y mi voz en canciones las cuales las comparto en todas mis redes sociales, especialmente desde mivcanal de YouTube “Seba Vega” y próximamente en un álbum en Spotify. Creo que el hay que estar a la cabeza de los tiempos, solo confío en que Dios se encargue de que esté medio de evangelización cumpla con su objetivo y pueda llegar a tantos corazones. ¡Compartir es evangelizar!

    Vivir la fe es algo extraordinario, algo que me llena de gozo y me hace sentir feliz porque creo seguir el plan de Dios, porque siento que estoy dando la vida cantando al amor.

    Sebastián Vega Selaive