Vicente Esplugues, el sacerdote de la morgue del Palacio de Hielo

Hace unos meses publicamos el testimonio de D. Vicente Esplugues, un sacerdote conocido por ser, durante años, locutor en Radio Nacional de España del programa musical «La sótana metálica» y por llevar unos cuantos tatuajes.

Hoy es noticia porque es uno de los cinco sacerdotes que han sido elegidos para decir los responsos en el gran tanatorio que hoy es el Palacio de Hielo de Madrid. José Antonio Guerrero, periodista del Ideal, ha estado hablando con él. Equipado con toda la protección que exige la ocasión, reconoce que, ante sesenta o setenta féretros, se le saltan las lágrimas: «El pensar que detrás de cada uno de esos seres anónimos para mí hay una familia, unos amigos, un amor, unos paisajes, unas lecturas… y también la mirada de Dios sobre ellos. Cuando estaba allí pensaba en que todos han pasado por este mundo haciendo el bien y repartiendo amor y felicidad, y por eso di gracias por ellos».

«Cuando regresaba en el coche pensando en todo esto, di las gracias al Señor por haberme permitido vivir una situación de mucho dolor, pero también de mucha fe, de que esto no se acaba aquí, de que estamos llamados a la resurrección».

Cuando terminó su responso, el soldado dirigió su mirada hacia la pista de hielo y le susurró: «Muchas gracias páter. Por ellos y por nosotros».

Puedes leer este artículo completo en Ideal