Días, como decía el Papa Benedicto XVI de no mirar de forma indiferente al que se ha clavado en la Cruz, sino con valentía y, si te ves sin fuerza, acude a María. Ella nos llevara de la mano a ver a su Hijo.

Artículo anteriorEsperanza, no ilusiones
Artículo siguienteVicente Esplugues, el sacerdote de la morgue del Palacio de Hielo