Confinados con 11 en casa y el coronavirus

Si ya está siendo complicado el aislamiento que viven todas las familias, a causa del coronavirus, para la vallisoletana Cebrián Gervás debe de ser apoteósico. Tienen 11 hijos y el coronavirus campa como por su casa.

El Diario de Castilla y León nos cuenta su testimonio. Empezó la madre con una conjuntivitis, dolor de cabeza y resultó ser positiva en el test del coronavirus. Ya estaba el virus en casa y ha pasado por casi todos, con distintos grados de síntomas.  «Cuando me dijeron que me tenía que aislar en un cuarto con baño me entró la risa, el virus ya flotaba por la casa. De hecho, mi marido ya empezaba a encontrarse mal.»

“Nos está ayudando todo el mundo muchísimo, tengo una hermana que todas las mañanas a las 9 de la mañana les pone a hacer deberes durante dos o tres horas por Facetime”. Su madre le hace la comida y los mayores se encargan de que los pequeños hagan sus tareas.

En estos momentos de confinamiento asegura que la Fe es uno de los mejores ‘antibióticos’ para sobrellevar los efectos de este maldito virus. “Es lo que mejor nos funciona”. A las 8:30 en punto escuchan diariamente la misa. “Lo seguimos en la televisión a través de Apple TV y te puedo prometer que eso te ayuda muchísimo”, convencida de que “nuestras casas son ahora más que nunca iglesia doméstica”.

Por las tardes rezan el rosario en medio del algarabío de los niños. “Lo que ha conseguido el coronavirus es que se ordene todo. Las familias estamos normalmente un poco rotas; vamos corriendo a todas partes, del trabajo al cole, del cole a casa. No tenemos tiempo para nada. Esto nos está sirviendo para escuchar más a nuestros hijos y a parar un poco”, explica esta super madre.

Puedes conocer mejor a esta gran familia entrando en el Diario de Castilla y León