Visctor Kuppers hace una reflexión muy personal sobre lo que nos puede aportar esta gran crisis que estamos sufriendo a consecuencia del coronavirus.

La vida , a veces, es dura, triste e insoportable como ahora en la que hay tanta gente enferma, muriendo, confinados, preocupados… Pero nos anima a no caer en la desesperanza, en la amargura…

¿Qué podemos aprender de esta crisis?

 

Artículo anteriorMi vocación. Hermana Paula Bort
Artículo siguienteLuz Casal te llama por teléfono