Sacerdote y enfermero en tiempos del coronavirus

Esta pandemia está dando lugar a que mucha gente arrime el hombro, cada uno de la manera que mejor sabe. Es el caso de Alessio Strapazzon, párroco de 37 años en varias localidades italianas que, de forma extraordinaria, gracias a su formación como enfermero, se ha ofrecido como voluntario en un hospital. El diario Avvenire cuenta su historia

«La idea de ser enfermero, de poder ayudar de alguna manera y pensar en todos los colegas que están trabajando duro en este momento y están dando todo lo que tienen, en cierta manera no me permitía quedarme en casa porque en mi corazón necesitaba dar mi disponibilidad, ayudarlos, porque todos son una gran familia. Y como en todas las familias, se necesita ayuda cuando es necesaria. Mi elección está apoyada por la fe. El Señor nos enseñó a amar a nuestro prójimo. En este momento, para mí, amar a tu prójimo significa volver al camino”, afirma este sacerdote.

Ahora con las iglesias cerradas puede compaginar su tarea pastoral con su colaboración en el hospital. La decisión fue rápidamente apoyada por su obispo, así como por el resto de sacerdotes y diáconos de la diócesis, que se han comprometido a apoyarle en esta misión desde la retaguardia así como en algunas de las tareas pastorales pendientes en la parroquia que pudieran verse afectadas.

Puedes leer este testimonio completo en el diario Avvenire