Pon un Oratorio en casa

El mayor don que podemos recibir de Dios es el de estar a gusto con El, tan a gusto que podamos decir con el Salmista: «Para mí, mi bien es estar junto a Dios» ( Sl 73,18). La Sabiduría de estar a gusto junto a Dios viene de Él mismo, que la concede a todo el que la busca.

Esto es lo que se desprende de lo vivido por María, la hermana de Marta, que dejando de lado «sus cosas», por muy importantes que fueran»..sentada a los pies de Jesús- junto a Él- escuchaba su Palabra…el Pan vivo Él le estaba partiendo. Jesús dijo de ella que «había elegido la parte buena» ( Lc 10,38-42). Hay que saber escoger la parte inmejorablemente buena de la vida, que es el estar a gusto con Dios. Una vez que se escoge, Dios hace el resto..que te sientas a gusto con Él.

Estamos en tiempo de confinamiento, os invito a hacer, como algunos hacían antes, una especie de Oratorio en vuestras casas. Escoged la estancia o parte de ella más apropiada, un crucifijo, una imagen de la Virgen y una Biblia abierta.. ya tenéis vuestro Oratorio..ya podéis estar como María a los pies de Jesús esperando que os parta la Palabra…pronto sabréis lo que es estar a gusto con Dios…

Buen día, ovejuelas.

P. Antonio Pavía