«La chica salvaje». Delia Owens

Novela americana sobre la soledad, la intolerancia y la necesidad del contacto con la naturaleza como bálsamo para mitigar el dolor. La acción se desarrolla fundamentalmente en los años cincuenta y sesenta en un pueblecito costero de Carolina del Norte, Barkley Cove, y en sus marismas a orillas del Atlántico. La protagonista es Kya, la chica salvaje, la menor de cinco hermanos  que vivían apretujados con sus padres en una tosca cabaña. Cuando solo tenía seis años, su madre abandona el hogar a causa de los malos tratos del padre, alcohólico y violento. Poco a poco, sus hermanos mayores también van desapareciendo de la casa y, finalmente, su padre. Así a los diez años, Kya debe sobrevivir sola en las marismas, sin familia, sin colegio, sin educación, viviendo de la pesca y de la ayuda desinteresada de una familia negra.

Desde el punto de vista temporal, la trama va alternando los sucesos acaecidos en dos tiempos diferentes: por un lado, a partir de 1952, la historia de la infancia y juventud de Kya y, por otro, a finales de julio de 1969, el hallazgo del cadáver de Chase Andrews, un joven del pueblo. La muerte, ocurrida en extrañas circunstancias, comienza a investigarse como un posible asesinato del que finalmente culpan a Kya. De esta forma, el proceso judicial relatado de forma minuciosa ocupará la segunda parte del libro y recuerda en algunos aspectos a la novela de Harper Lee “Matar a un ruiseñor”.

Así pues, la acción se complica y en la novela se van combinando elementos de diversa índole: características propias de la novela policíaca y de investigación, la novela romántica y la visión ecologista. La vida de Kya, que se cría en estado semisalvaje entre el pantano y la marisma, estará marcada por el contacto con la naturaleza, su conocimiento de aves y especies marinas que la convertirán en una reconocida experta en biología; y, en segundo lugar, sus historias de amor con Tate y con Chase en las que se mezclan las diferencias sociales, la intolerancia y el racismo. Por todo ello, la autora Delia Owens, a sus 70 años, ha triunfado con esta su primera novela, publicada ya en más de 40 países.

Reseña publicada por Ana María Díaz Barranco en Club del lector