El camino de la vida, un peregrinar continuo. Como el Éxodo, como la Javierada, como la Cuaresma.

Artículo anteriorReflexiones del Obispo Munilla en torno al coronavirus
Artículo siguienteSitios para oír Misa en casa