Teo es un joven sevillano que se está preparando para ser sacerdote en el Seminario de la Archidiócesis de Sevilla.

Portaluz se ha echo eco de su testimonio: “Con diez años estaba visitando la Catedral de Salamanca con mis padres. Allí sentí algo grande, algo que me superaba, una gran alegría que me decía internamente: «Tú para cura». Fue algo tan grande que no me pude negar”, reconoce entre risas. A la vuelta de su viaje se lo comunicó a su párroco, que le animó a profundizar en su vocación.

Defiende que los jóvenes “podemos aportar una visión de futuro a la sociedad, un futuro con esperanza. Para ello tenemos que ser creativos y enseñar que la santidad se vive día a día”.

Puedes leer el testimonio completo en Portaluz

Artículo anteriorLa paradoja del amor: odio y amor
Artículo siguienteOración del Papa Francisco a la Virgen ante el coronavirus