Tiene que haber paz en nuestro interior. La paz de fuera es consecuencia de la paz que hay dentro.

Nuestras peleas son consecuencia del pecado: cuando uno está peleado con Dios pierde la paz consigo y con los demás.

 

Artículo anteriorCarta a los cristianos que sufren
Artículo siguienteTamara Falcó habla de la mujer en la Iglesia