Mª Dolores y Javier vinieron a dar gracias a la Virgen de Torreciudad por la curación inmediata de la sordera y mudez de su hijo mayor.

Su hijo Javi se quedó sordomudo y estando de vacaciones, a su paso por el Santuario de Torreciudad, decidieron entrar para pedirle a la Virgen.

Ellos te cuentan cómo fue el milagro.

Artículo anteriorHablando de Jorge
Artículo siguienteSeguir un embarazo adolescente