Testimonio de Anežka Gúberová, novicia eslovaca de la Consolación

    Anežka Gúberová es una novicia eslovaca de las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación.

    «Hola a todos. Me llamo Anežka, soy de Eslovaquia, y ahora como novicia vivo una etapa de preparación para ser Hermana de la Consolación».

    «A las hermanas las conocí en Eslovaquia durante mis estudios en la universidad, cuando a veces iba a la parroquia y las veía allí y luego cuando el último año viví en la residencia universitaria que tenemos allí»

    ¿Por qué una decisión así? Pues… me di cuenta que es DIOS el que da sentido a todo mi ser, que sin Él no puedo ser feliz, es imposible… es este Dios vivo y presente en mi vida. A través de muchas cosas pequeñas de cada día me hablaba, me atraía con su amor hasta que decidí que quiero dar mi vida a Dios para compartirla con Él y con todos mis hermanos. Sé que Él me ama y cuenta conmigo. Y yo quiero ser testigo de este amor como Hermana de la Consolación.

    Ábrele tu corazón y déjale entrar, escucha dentro de ti… porque con Él puedes vivir muy feliz! 😉 Gracias.

    «Quiero dar mi vida a Dios para compartirla con Él y con todos mis hermanos, quiero ser testigo de este amor como Hermana de la Consolación»

    Anežka Gúberova