#LaColecta de la Misa de hoy. «Dios me llena de vida»

Oración Colecta de la Misa de hoy:

«Dios todopoderoso, por medio de las prácticas anuales del sacramento cuaresmal concédenos progresar en el conocimiento del misterio de Cristo, y conseguir sus frutos con una conducta digna».

Lo primero que llama la atención -al menos a mí- de esta colecta es la expresión «sacramento cuaresmal». ¿Qué quiere decir eso? Para mí que se refiere a que la Cuaresma, toda ella, nos trae a Cristo y nos lleva a Él. Es decir, lo importante de la Cuaresma es lo que no se ve.

La Cuaresma es sacramento, misterio, actividad escondida de Dios que va cambiando el alma empeñada en las prácticas cuaresmales año tras año-. No se trata de cómo vivo yo la Cuaresma, sino de cómo Dios me llena de vida durante y gracias a la Cuaresma. Con mi esfuerzo, claro.

Las prácticas cuaresmales son la oración, el ayuno y la limosna. Oración, que es hablar con Dios de todo y para todo; ayuno, que es mostrar con mi vida que sólo Dios basta; limosna, que es ser Cristo para los que me rodean, dando y dándome. Lo de siempre, pero con más ganas.

El efecto de estas prácticas es que la vida de Dios nos va llenando: la vida cristiana se convierte en mi propia vida. No hay dos vidas, la cristiana y la normal, que van cada una por su lado. Tampoco es la vida cristiana la sal que da sabor a la normal o un muy buen adorno.

La vida cristiana es -mejor: está llamada a ser- lo sustancial de mi vida. Todo lo que hago, pienso, digo, deseo u omito o es cristiano o algo falla. Así que el campo de mejora es amplio. Muy amplio, de hecho. Tan amplio como amplia es la libertad del hombre. Gracias a Dios.

El resultado puede llamarse de muchas maneras: una muy buena es «progreso en el conocimiento del misterio de Cristo». Así es: el conocimiento de lo más profundo, las grandes verdades, da ese nuevo comienzo que es la acción de Dios en el alma. La Cuaresma es para el progreso.

Al progresar, nuestra conducta se va haciendo más digna, más humana y más divina, que es todo lo mismo, aunque no es igual. Y la repetición año tras año es necesaria, porque quien piense que lo va a lograr de una vez, o que ya lo ha logrado, se equivoca; se equivoca y mucho.

Rubén Pereda (@donrupereda)