El celibato que está de moda

Escribe Ignacio Aréchaga un artículo muy interesante para Aceprensa sobre el celibato que está de moda y el sacerdotal. Comienza haciendo referencia al famoso documento del Papa sobre el Sínodo de la Amazonia, en el que muchos esperaban que permitiera el sacerdocio para hombres casados.

A continuación dice, con razón, que «llama la atención que gentes muy alejadas de la Iglesia, e incluso hostiles, mantengan una especie de cruzada contra el celibato sacerdotal, como si estuviera en juego su propia libertad.  Una sociedad que se dice abierta a todo tipo de variantes sexuales se muestra extrañamente intolerante con esta opción».

El artículo continúa mostrándonos la cantidad de famosas que se ha unido a esta opción del celibato «porque yo lo valgo».

Los dos últimos párrafos son un auténtico elogio al celibato: «Y quizá por esto hoy resulta difícil entender el celibato por motivos religiosos o captar que no tiene mucho que ver con el elogio del single. Lo decía en una ocasión Benedicto XVI, cuando observaba que este escándalo moderno ante el celibato sacerdotal puede sorprender cuando cada vez está más de moda no casarse. “Este ‘celibato moderno’ –decía– es un ‘no’ al vínculo, un ‘no’ a lo definitivo, un tener la vida solo para sí mismo. Mientras que el celibato es precisamente lo contrario: es un sí definitivo, es un dejarse tomar de la mano por Dios, entregarse en las manos del Señor”. Es un testimonio de que “solo Dios basta”, y no de que “me basto a mí mismo”. También implica el compromiso de dedicar la propia vida al servicio de los demás, en la Iglesia y en la sociedad».

«Cuando se pierde de vista este sentido, la opción del celibato resulta incomprensible. Se mira con escepticismo que Dios pueda llenar un corazón, y, en cambio, se piensa que una mujer lo colmaría por entero y para siempre. Ahora parece que también una mujer puede ser feliz sin pareja. A lo mejor esta nueva mirada sobre la mujer soltera puede ayudar a entender la opción de los hombres y mujeres que han optado por el celibato por motivos religiosos.»

Te recomiendo que leas completo el artículo en Aceprensa