Gabriel aprendió de Pablo Ráez

Gabriel Ramos, Gabi para los amigos, es un malagueño, padre de familia, que ha superado una leucemia. Beatriz Lafuente lo ha entrevistado para la Diócesis de Málaga.

Gabi vivó su enfermedad en el hospital a la vez que Pablo Ráez. Juntos comprendieron que la solidaridad transforma el dolor en amor. «Es un amor que consiste en comprender, aceptar y transformar. Es un equilibrio difícil, pero a mí me ha servido mucho y quiero seguir por Pablo, Manolo y Borja, mis compañeros de la habitación de aislamiento durante la enfermedad, que ellos no superaron, pero que están vivos hoy en mí. “Si a mí me pasa algo, tú no te vengas abajo, tienes que seguir adelante por los dos.”»

Sólo tiene palabras de agradecimiento para su mujer, calificándola de espectacular durante la enfermedad, haciendo de esposa y enfermera.

¿Y cómo le ha ayudado la fe en todo este tiempo? «Yo era una persona creyente, pero mi fe se puso a prueba con esto. Gracias a las personas que he encontrado en mi camino durante mi enfermedad, mi fe y mi forma de relacionarme con Dios han cambiado. Una de estas personas» …»me hizo comprender que mi oración debía ser ponerme al servicio: «Señor, hoy sigo vivo, estoy en el hospital, pero por algo estoy vivo y estoy a tu servicio» y esa es mi oración desde entonces. Recuerdo estar en la UCI al borde de la muerte, y cantar mentalmente: «Ven y descánsate en Dios», y sentir que Dios estaba conmigo sosteniéndome y había que dejar que Él fuera Dios. Desde entonces, esa es mi oración: la confianza plena en que Él siempre tiene un plan para nosotros, aunque a veces no corresponda con lo que nosotros tenemos en la cabeza y lo bonito es descubrirlo y dejarse sorprender por el Señor».

Te recomiendo que leas la entrevista completa en el portal Diócesis de Málaga