La multiplicación de los panes y los peces nos muestra como ama Dios: con grandiosidad, magnificencia, inmensidad.

Dios tiene planteamientos grandes y es lo que hace ver a sus discípulos. Dios no actúa con planteamientos cutres, sino grandiosos.

Artículo anteriorLa generosidad de muchos ha hecho que la Iglesia mejore su recaudación en IRPF
Artículo siguienteRicardo Montaner. Mi hija se casa célibe por su compromiso con Dios