Un tiempo diario, exclusivo para cada hijo, hace milagros. Catherine L’Ecuyer

Catherine L’Ecuyer es experta en psicología y educación, el Diario de Jerez la ha entrevistado centrándose en la educación de los niños y su relación con las pantallas.

Opina que están sobreestimulados: «Los niños se encuentran en lo que llamo “el círculo vicioso de la sobreestimulación”. Cuando reciben estímulos que no se armonizan con sus ritmos internos, su deseo de conocer (que es interno) se apaga y pasan a depender de la estimulación externa para “motivarse”. Entonces andan entre el estado de ansiedad y de aburrimiento porque buscan sensaciones cada vez más nuevas y rápidas para aliviar su sed de “juerga sensorial”.

Respecto al uso de las pantallas, explica que es conveniente retrasar la edad y no se trata tanto de prohibir como de dar una explicación, de lo contrario genera más curiosidad y deseo de romper las normas por parte del niño.

Cuando le preguntan sobre la conciliación laboral y familiar, ha respondido: «Llevan años taladrándonos la cabeza con el argumento de que “lo que cuenta es la calidad, no la cantidad”. Ojo, la cantidad es importantísima, sobre todo en la primera infancia, lo que un niño necesita es disponibilidad, para atender a sus necesidades de base».

Recomienda: «Tiempo exclusivo con cada hijo, a solas y sin pantallas. Treinta minutos cada noche a la llegada del colegio o a la hora de dormir y cuarenta minutos cada semana en un lugar fuera del hogar. Eso hace milagros».

Te recomiendo que leas la entrevista completa en el Diario de Jerez