En Caná, la conversión del agua en vino se hizo a lo grande. Nada menos que 520 litros, para una boda de pueblo pequeño.

Artículo anteriorHomilía de Mons. Munilla en un retiro de EMAÚS
Artículo siguienteReflexión sobre las relaciones de pareja