Hoy nos dice Jesús: “Habéis oído que se dijo, no matarás. Pero yo os digo: todo el que esté peleado contra su hermano lo mató en su corazón”.

Por eso, quién insulta a su hermano, lo mata en el corazón; quien odia a su hermano, mata a su hermano en el corazón; quien critica a su hermano, lo mata en su corazón.

Quizá no nos damos cuenta de esto, y luego vamos despachando a uno y a otro, vamos criticando a todos como si uno fuera mejor que nadie. Y esto es matar al hermano.

 

Artículo anteriorEl secreto de 60 años de matrimonio de Isabel y Gregorio
Artículo siguiente#LaColecta de la Misa de hoy. ¿Somos rectos y sencillos?