¿Por qué soy… SEMINARISTA?

Ser seminarista no es una vocación sino más bien un camino de discernimiento hacia el sacerdocio, porque la vocación sacerdotal es cosa de Dios que nos llama, de uno mismo que decide escucharla y responder, y de la Iglesia, que por medio de la etapa del seminario, guía, ayuda y acompaña.

Jesús Llopis, seminarista de Jaén, nos cuenta en este vídeo lo que significa para él ser seminarista y cómo descubrió su vocación al sacerdocio. Un vídeo corto pero muy completo y directo.

¡No os perdáis su testimonio!

Publicado en el canal de Youtube de Jesús Llopis