Durante el pasado verano de 2019, los hermanos del Camino Neocatecumenal de la Parroquia de San José Obrero de Cieza fueron de peregrinación a Covadonga haciendo parada en el pueblo de Burgos en España, y haciendo la misión de 2 a 2 por el pueblo llegaron al Convento de las Monjas Trinitarias, quienes les dieron esta carta que llegó a manos de Kiko:

«Querido Kiko, saludo en Dios Trinidad

Somos las monjas trinitarias y hemos visto y vivido un momento de alegría cuando pasaron los grupos del Camino Neocatecumenal en nuestro convento. Y nos hemos sentido que Dios está con ellos, además sabemos que el movimiento fue inspirado por Dios como fue nuestra Orden, y casi llevamos 800 años en Burgos.

Pero ahora nuestra Orden poco a poco va desapareciendo y nuestro convento a punto de cerrar, pero también tenemos esperanza y confianza en los movimientos que Dios regala a la Iglesia.

Querido Kiko, acuérdate de nosotras y por favor mándanos vocaciones para que pudiéramos seguir dando testimonio de nuestra vida y nuestra fe en Dios en este lugar. Además nosotras no cesaremos de pedir y rezar a Dios para que Carmen esté pronto en el Altar.

Kiko no nos olvides que somos muy pocas y mayores.

Muchas Gracias.

Un saludo fraternal.»

Publicado por la cuenta de facebook La Paz del Señor!! Soy del Camino Neocatecumenal.

Artículo anteriorCasado, con una doble vida, la Virgen de Medjugorje lo salvó
Artículo siguienteEl sentido del dolor. D. Luis de Moya, sacerdote tetrapléjico