El pasado domingo quedé con unos amigos a comer y en mitad del almuerzo vino su hija de 12 años para pedirles el ipad: ¡Papa déjame ver la tele! En esos momentos le pregunté: ¿Qué quieres ver? Se sonrió y se quería ir sin contestar, así que insistí porque percibí que la pregunta era oportuna: pero ¿Qué estas viendo? La Isla de las tentaciones. En esos momentos pregunté a mis amigos: ¿Qué es eso de la Isla de las tentaciones?

Son cinco parejas en crisis que viajan hasta un enclave de lujo para poner a prueba la fortaleza de su relación. Están separados en dos casas y deben convivir con un grupo de solteros y solteras que les ponen a prueba diariamente, me dijeron.

¿Tendrá alguna escena subida de tono? Pregunté. Lo normal de los realitys, me dijeron.

Al llegar a casa decidí ver de que iba el programa y después de unos minutos y bucear en Internet lo que se comenta del programa pensé: el Pin Parental donde hay que aplicarlo es en casa.

¿Cuántos padres se ponen a ver la tele con sus hijos? y ¿Qué les parece lo que sus hijos ven? Es verdad que nos tenemos que preocupar de lo que enseñan a los niños en las escuelas, pero también de lo que ven por televisión y hoy en día ya no vale con que ese programa no está en horario para los niños porque los niños ya no tienen horario.

Robert Tyrrel

Artículo anteriorProfanación en la Capilla del Hospital Clínico de Valencia
Artículo siguienteEl deporte… la escuela de Cristo