¿Libros de autoayuda?

Escribe Jaime García-Maíquez en El Debate Hoy un artículo poniendo a los libros de autoayuda en su justo lugar: libros que dicen que ayudan a que uno se ayude a sí mismo.

A nadie se nos escapa la proliferación de este tipo de libros con título como ea usted el número unoEl cielo es el límitePoder sin límitesEl poder de confiar en tiQuiero un cambioLa clave del éxitoCómo alcanzar sus objetivos.

El artículo apunta que «algunas páginas de algunos de estos libros contienen algunos fragmentos que pueden verdaderamente ayudar a alguien. Y esto es importante» porque todos necesitamos, en un momento dado, «unas palabras de ánimo o un consejo o alguien que nos recuerde que la vida merece la pena».

Pero, ¿no es cierto que todo esto también nos lo puede proporcionar los clásicos como Cicerón, Séneca o Marco Aurelio y que además son joyas de la literatura?

Pero lo que realmente destaca el artículo es que «en los libros de autoayuda nunca se habla de Alguien que tiene…. cómo decirlo, alguna, un poco, no sé, cierta importancia en la existencia del mundo, en la vida de todos: Dios». Estos libros, que vinieron a sustituir una espiritualidad perdida, han vetado a Dios. Incluso en los escritores cristianos, Dios aparece difuso.

Y para colofón: «Cuando se necesita ayuda, cuando se quiere crecer por dentro y por fuera, o se quiere ser feliz, lo que uno debe saber es que Dios lo ama. Además, que lo ama como es, ciegamente, con locura, y que Él será el primero en echarle una mano, y dos y tres… y las que quiera. Él puede hacerlo; en la mayoría de los casos, Él es el único que puede hacerlo».

Te recomiendo que leas el artículo completo en El Debate Hoy porque no tiene desperdicio