Una Fe millennial. Araceli Montemayor

    ¿Como vivo mi Fe? Bueno, en medio de tanto ruido, de tantos que haceres, de tantas metas, el Señor se ha hecho el encontradizo conmigo, me ha buscado en medio de una vida que, a la luz del mundo, no le faltaba nada pero le faltaba todo, la alegría de la Santidad! ¡Que claro, no soy santa, pero estoy llamado a serla!  y esto me llena de gozo y de alegría, y entonces ¿cómo podemos ser santos, nosotros jóvenes? Me pregunto, y el Señor me responde, en el día a DÍA, esta es la CLAVE! El día a día, en lo pequeño, en los qué haceres de la casa, hacerlos con alegría, haciendo las tareas bien, saludando a todo el mundo, siendo amables, tratando de amar a tus seres queridos, y claro, a veces, no puedo amar, a veces me cuesta honrar a mis padres, a veces no hago las cosas santamente, pero Dios viene y me invita a volver a tratar y a conseguir esto, en lo pequeño, en lo que nadie ve.

    ¡Yo era mucho de hacer cosas grandes, grandes obras, grandes acciones, pero el Señor me ha hecho entender que no es que están mal, pero poco a poco, en lo pequeño, se consigue más!  Y así el Señor me ha regalado vivir mi fe, viéndolo en lo pequeño que al final es lo más grande que tenemos, también vivir en la Comunidad, es algo que es un pilar en mi vida, algo grandísimo que me ha regalado Dios, una comunidad cristiana, que puedo ver a Cristo en mis hermanos, a pesar de sus errores, debilidades que, al igual que yo, tenemos, podemos experimentar una profunda comunión, y esto es clave en mi vida, la comunidad. ¡Y por eso agradezco a Dios por regalarme esto tan grande que es tener una comunidad!

    Algo que me ayuda muchísimo a vivir mi fe, es las misiones, poder ver a Cristo en eso que no entendemos, en la injusticia del mundo, ver a Cristo crucificado en ellos, ver como en medio del sufrimiento se puede ser muy feliz, y esto para mí es un oasis que me regala el Señor, poder servir por lo menos un poquito, no porque sea buena o porque me lo merezco, sino porque el Señor me lo regala para que experimente que la felicidad esta en servir. … porque la felicidad no está en buscarse sino en darse!

    Araceli Montemayor