Santa María de la Purísima, fallecida en 1995 y canonizada en el 2015. Ella nos enseña a vivir solo de amor: amor a los necesitados y amor sincero -fiel- a la Iglesia

 

Artículo anteriorUna Fe millennial. Araceli Montemayor
Artículo siguiente«Descubrí que Dios nunca se había ido de mi lado». Testimonio de Beatriz