«Descubrí que Dios nunca se había ido de mi lado». Testimonio de Beatriz

Beatriz tiene 22 años y es estudiante de ingeniería. Ahora es feliz porque ha descubierto a Dios, pero ha tenido una vida muy dura. Religión en libertad la ha entrevistado.

Sus padres se separaron cuando tenía 9 años y, su hermana pequeña y ella iban y venían con uno y con el otro. Pero su padre cayó en el alcohol y las drogas lo que le distanció de él. Unos años más tarde una tía suya se suicidó. En todo ese tiempo Beatriz ha intentado ser fuerte para que su madre y su hermana no sufrieran, pero llegó un momento en que su resistencia se desmoronó y tuvo que recibir ayuda psiquiátrica por un fuerte cuadro de ansiedad.

Pero Dios siempre actúa. Su madre se convirtió en un retiro de Emaús y quiso que su hermana y ella fueran a uno de Effetá. Fue por darle gusto a su madre pero sin ninguna convicción, estaba muy dañada.

Al principio pensó que era una secta porque todos son muy amables y sonrientes. Pero increiblemente «fui notando poco a poco que había alguien a mi lado, y fue en un momento concreto del retiro cuando de repente empecé a notar una sensación muy rara dentro de mí

«Noté el abrazo más grande que me habían dado nunca, como si me abrazase la persona que más me quiere en el mundo y me dijese que no se había ido jamás de mi lado. Ahí fue cuando me derrumbé, me sentí una “idiota” por pensar que toda la fuerza que yo creía que sacaba de mí misma no era así, descubrí que de esa existencia de la que yo siempre dudaba sí que existía, y no sólo eso, sino que Él había estado cada día de mi vida a mi lado, en todos los momentos fáciles, pero sobre todo en los difíciles.»

Ahora Dios se ha convertido en el centro de su vida. «Rezo sabiendo que va a escucharme y que sus planes son los mejores para mí. Es verdad que más que rezar hablo con Él, le cuento lo que pienso y lo que me pasa para que me ayude a tomar la mejor decisión ante todo. Confío en que todos los planes aunque no sean los que me gusten van a ser los mejores en mi vida».

Te recomiendo que leas toda la entrevista en Religión en Libertad porque es un testimonio muy bonito