Conmoción por la muerte de un joven gay católico

En diferentes medios se ha publicado la fatal noticia del suicidio del joven australiano Wilson Gavin.

Wilson tenía 21 años, era homosexual, católico y estudiaba en la universidad de Queensland. En 2017, en una entrevista, se manifestó abiertamente contrario al matrimonio homosexual y a los planteamientos del lobby LGTB. «No van a detenerse en el matrimonio. Su objetivo es derribar a la familia y a todas las instituciones tradicionales de Australia». «Me odian porque soy gay».  «Creo que los derechos de los niños son algunos de los derechos más sagrados que tenemos en nuestra sociedad».

Hace unos días se viralizó un vídeo en el que, el joven y otros miembros de la asociación universitaria de la que era presidente, mostraban su rechazo a unas charlas que impartía un drag queen a niños pequeños. Tanto Wilson como su asociación sufrieron un linchamiento masivo en las redes sociales por parte de simpatizantes de la izquierda y activistas LGTB.

Este lunes, 13 de enero, lo encontraron muerto en una estación de tren. La policía ha declarado que fue un suicidio. Según se lee en The Federalist: «Un joven acaba con su propia vida, y cientos de personas aplauden y ríen, confiando en su apreciación de que era una mala persona y, por lo tanto, el mundo es mejor sin él».

El acoso en redes sociales puede ser devastador y destrozar vidas. Es urgente abrir este debate en la sociedad. ¿Qué nos está pasando? ¿Hasta qué punto podemos ser crueles escudándonos en una pantalla? ¿Es lícito defender aquello en lo que uno cree sin ser linchado por ello? Ésta es una reflexión que tenemos que hacer todos para que cada uno pongamos nuestro granito de arena en nuestro entorno.

Puedes todos los detalles de este trágico suceso en Contando Estrellas