Obediencia filial al Papa de Benedicto XVI y el Cardenal Sarah

Próximamente el Cardenal Prefecto de la Congregación del Culto Divino Robert Sarah publicará un libro sobre el sacerdocio prologado por el Papa Emérito Benedicto XVI, en el que, entre otros temas, se tratará el celibato o la posibilidad de ordenar sacerdotes a hombres casados.

Andrea Tornielli en Vatican News, explica y sale al paso sobre las críticas que se han vertido sobre este libro. En primer lugar aclara que «Ratzinger y Sarah – que se definen como dos obispos en «obediencia filial al Papa Francisco» que «buscan la verdad» en un «espíritu de amor por la unidad de la Iglesia» – defienden la disciplina del celibato y exponen las razones que, según su parecer, aconsejarían no cambiarla».

«El celibato sacerdotal no es ni jamás ha sido un dogma. Se trata de una disciplina eclesiástica de la Iglesia latina que representa un don precioso, definido de este modo por todos los últimos Pontífices», ha escrito Sarah.

Tornielli recuerda que en una ocasión el Papa, hablando con los periodistas en el avión, en uno de sus viajes dijo: «Me viene a la mente esa frase de San Pablo VI: ‘Prefiero dar mi vida antes que cambiar la ley del celibato’. Me ha venido a la mente y quiero decirla, porque es una frase valiente, en un momento más difícil que éste, 1968/1970… Personalmente, pienso que el celibato es un don para la Iglesia… Yo no estoy de acuerdo en permitir el celibato opcional, no».

Recordamos que en el Sínodo de la Amazonía hubo obispos que pidieron la posibilidad de ordenar sacerdotes a diáconos permanentes casados. Sin embargo en el discurso de cierre el Papa en ningún momento hizo alusión a esa posibilidad y sí habló de «la creatividad en los nuevos ministerios y del papel de la mujer, y refiriéndose a la escasez de clero en ciertas áreas de misión».

Te recomiendo que leas el artículo completo en Vatican News