Merece la pena entregarse plenamente a Jesús. Yago Solá

Yago Solá, tiene 22 años y pertenece a la congregación de los Legionarios de Cristo. Infocatólica lo ha entrevistado para hablar de su vocación y su experiencia en el Seminario.

Educado en una familia en la que se vivía la fe, su primera inquietud surgió en un campamento de verano cuando tenía 10 años. Poco a poco fue germinando en él la semilla de la vocación. Sus padres, en principio recelosos por su juventud, recibieron el acompañamiento del mismo director espitual. «Hasta que Dios también les llamó a ellos. Ellos recibieron su vocación de ser padres de un seminarista, futuro sacerdote».

En la entrevista ha dejado perlas como ésta: “Cuanto más amas a Dios, más profunda es la experiencia de Él, más arde en nuestro corazón el deseo de que todos le conozcan y puedan hacer la experiencia que nosotros hemos hecho”.

«El sacerdocio es cruz, pero sobretodo es alegría si se acepta por amor».

¿Merece la pena sacrificar esa vida para entregarse plenamente? «100%. Jesús no se deja ganar en generosidad, esta ha sido mi experiencia. Parece absurdo que cuanto más uno renuncia a los bienes materiales para que Cristo sea nuestra única riqueza, seamos más plenos y felices, pero es la verdad».

Puedes leer la entrevista completa en Infocatólica