El Movimiento de Apostolado Familiar San Juan de Ávila nació en Málaga cuya finalidad es descubrir la grandeza de ser hijos de Dios por el bautismo; promocionar, cuidar y potenciar la familia cristiana, tal como Dios la quiere, ofreciendo los medios necesarios; fomentar una formación y espiritualidad matrimonial, la educación cristiana de los hijos y el apostolado familiar; valorar la vocación y el sacramento del matrimonio; defender su unidad e indisolubilidad y la defensa de la vida; y educar para descubrir la propia vocación.

Miguel Ángel Villarejo cuenta su testimonio en la la página web de la Diócesis de Málaga. «En el movimiento descubrí la vocación al matrimonio y la vida familiar y allí conocí a Juana, de la que me enamoré y con la que hemos formado una familia que ya tiene casi 25 años de recorrido y cuatro hijos». Y continúan recibiendo formación y ayuda «para redescubrir cada día la vocación matrimonial y familiar como camino de santidad».

«Damos gracias a Dios por habernos llamados a ser santos y apóstoles a través de la vida familiar y habernos ofrecido este medio tan importante en nuestra vida».

Puedes conocer más sobre este movimiento y testimonio en la web de la Diócesis de Málaga

Artículo anteriorEl futuro en la tradición
Artículo siguiente«El río del francés». Daphne du Maurier