A la «princesa punk» la Virgen de Lourdes le cambió la vida

Gloria von Thurn und Taxis, de familia aristocrática, casada con el príncipe Juan Bautista de Thurn y Taxis, siempre ha sido una princesa atípica. En su juventud llevó una vida de excesos, grandes fiestas, el pelo teñido de colores, incluso llegó a ser detenida por posesión de mariguana. La prensa rosa la llamaba «la princesa punk».

Tras la muerte de su marido, quedó viuda con 30 años, tres hijos y una gran deuda. Pero su vida dio un cambio radical, como publica  Carifilii, en una peregrinación que hizo a Lourdes, al año siguiente, acompañando enfermos. Allí se encontró con la Virgen.

Va a Misa a diario, y se ha acercado al pensamiento teológico del cardenal Ratzinger, futuro Benedicto XVI, del que ahora es amigo. Es firme opositora del aborto, la eutanasia y de la decadencia del Occidente cristiano. Para ella el Rosario es el mejor regalo del cielo.

Un tía suya, monja benedictina, le «decía siempre que debía poner mi nombre al servicio del Señor, que mi fama debía servir para ayudar a demostrar la belleza del Evangelio. Hice mía esa invitación y comprendí que quería promover la vida católica”, ha explicado.

Puedes leer el artículo completo en Carifilii sobre esta atípica princesa