La solución no era quitarle el soporte vital

Tafida Raqeeb es una niña británica de cinco años que tiene una lesión cerebral grave y a la que los médicos decidieron que lo mejor para ella era retirar el soporte vital, porque no tenía conciencia ni había perspectivas de recuperación.

Sus padres iniciaron una batalla judicial hasta conseguir sacarla del país para que la atendieran en un hospital de Génova. Hoy, con The Guardian, recibimos la noticia de que la pequeña ya está fuera de cuidados intensivos. Ha sido trasladada a un centro para niños con enfermedades crónicas o incurables, donde recibirá atención de rehabilitación y se le quitará parcialmente la ventilación asistida.

El objetivo es que la niña pueda llegar a un punto en que pueda ser atendida por sus padres en su casa.

En una rueda de prensa el padre ha explicado: «Hoy es un día extremadamente especial para nosotros porque Tafida finalmente está fuera de cuidados intensivos», dijo. «También me gustaría decir que la opinión expresada por los médicos británicos ante el tribunal superior y el pronóstico realizado han demostrado ser incorrectos.

Estos casos no demuestran que la solución no puede pasar por eliminar una vida quitándole el soporte vital.

Esta información completa puedes leer la en The Guardian