«Soy una mujer seducida y apasionada de Jesús». La historia de Geña

Mater Mundi nos ofrece el testimonio de Maria Eugenia, una canaria que por vocación estudió trabajo social pero que su vocación la hizo pertenecer al la pequeña fraternidad de vida consagrada llamada ‘Villa Teresita’.

A los 17 años decidió entrar en la pastoral penitenciaria, al voluntariado de la prisión y ahí estuvo dieciocho años de su vida. Toda esta experiencia fue ayudando a Geña configurando su vida. «Lo que si que es cierto que hay un fondo en mi vida que lo ha ido marcando siempre Jesús y desde ahí he ido enfocando toda mi vida. Soy una mujer seducida y apasionada de Jesús».

Aquí te dejamos esta emocionante entrevista